Tips para celebrar un cumpleaños perfecto en verano

El verano es el momento perfecto para celebrar las mejores fiestas de cumpleaños, divertidas, con energía y disfrutando del buen tiempo.

¿Algún cumpleaños a la vista? Ahora que viene el verano es el momento perfecto para celebrar las fiestas más completas y divertidas para los niños. Están en su mejor momento, con todo el tiempo y la energía del mundo listos para jugar, reír, correr, saltar y nadar hasta que el cuerpo les aguante.

Es por eso que una fiesta de cumpleaños en estas fechas que vienen ahora es una muy buena oportunidad para crear un recuerdo inolvidable no solo en el cumpleañero, sino en todos los amigos que vayan a formar parte del evento. Así que, para echaros una mano, desde el blog de Kuaki Mermaids os vamos a dar unos cuantos tips para hacer que ese día sea tan especial como se merece.

Una fiesta al aire libre es la clave para divertirse sin límites

Eso está claro, los niños necesitan liberar toda esa vitalidad que tienen cuando se divierten. No sería buena idea limitarlos a 4 paredes y un techo, con el peligro de romper algo o hacerse daño con los muebles. Sin embargo, es importante que en el recinto donde celebréis la fiesta tenga alguna zona de sombra, especialmente donde se encuentren las mesas con la comida y bebida. Así se evitarán los golpes de calor y mantendrá la merienda en buenas condiciones.

Otro gran aliado contra el calor siempre será la piscina. Lugar idóneo para jugar y divertirse a tope, siempre con algún adulto atento a cualquier incidente que pueda suceder. Aparte de las colchonetas, churros, pistolas de agua o pelotas, puedes proponerles otros juegos (ya que este tipo de juguetes suelen estar prohibidos en las piscinas de las urbanizaciones). Carreras nadando tipo “el pañuelo” o competición de saltos serían algunos ejemplos.

Y si no tienes piscina privada o comunitaria siempre puedes alquilar una hinchable o rígida, únicamente para el día de la celebración.

Para cuando salgan del agua y tras comer algo, los helados y “flashes” de sabores son otra gran idea cuando el sol aún pega fuerte. Sabrosos y refrescantes, los niños no perderán la sonrisa ni un solo segundo.

Otra opción si dispones de espacio suficiente en tu jardín podría ser levantar un castillo hinchable. Los hay de varios tamaños y precios, y está más que comprobado que son un éxito entre los peques (y realmente tienen una menor tasa de accidentes de las piscinas u otras actividades muy dinámicas).

Un buen picoteo nunca puede faltar

En cuanto a la comida, nuestra recomendación para evitar que se quede en el plato y que gran parte acabe en la basura es tirar de cocas de pizza y entrantes típicos, como aceitunas, frutos secos o patatas. No sería la dieta más adecuada para el día a día, pero pensemos que están consumiendo una enormes cantidades de energía, y los alimentos pesados con digestiones largas podrían sentar mal con tanto movimiento. En ciertos momentos es acertado permitirles alimentos con muchas calorías por gramo; mucha energía con poca ingesta. ¡Pero solo de vez en cuando!

En cualquier caso, tanto en las pizzas, montaditos o cualquier otra cosa que se os ocurra preparar se debe dividir en porciones muy pequeñas y de ingredientes básicos que gusten a todo el mundo. Así veréis que todos los niños comerán bien y los platos se quedarán vacíos.

Normalmente basta con juntar a los niños y ellos solos sabrán como divertirse, pero siempre está bien tener ciertos ases en la manga por si el ánimo decae en algún momento.

Si te ha gustado este post coméntalo en las redes sociales y escribiremos una segunda parte con propuestas originales y divertidas ¡para cualquier tipo de fiesta veraniega!

Arriba